Al Pueblo, Pan y Circo

Bien conocido es el dicho «Al pueblo, pan y circo», que muy probablemente todos hemos escuchado alguna vez y que, de hecho, se generó entre los gobernantes de la antigua Roma, precisamente porque acostumbraban ofrecerlo al pueblo a cambio de obediencia, de su confianza y sobre todo de mantenerse alejados de los asuntos que preferían conservar dentro del círculo político.

De esta forma, se ofrecía el pan y entretenimiento al pueblo para proporcionar a su emperador el poder para mantenerse; por medio de esta estrategia distractora, el pueblo romano había olvidado sus derechos y el deber de cuestionar a los políticos romanos, que solo buscaban votos conquistando a muchos por medio del pan, con su populismo acrecentado. Esta práctica también fue usada por Julio Cesar, compartiendo trigo barato o gratis, y Aureliano, que también repartía pan interesadamente.

Volvamos a la realidad actual para observar que nada de esto ha cambiado y que el encabezado “Al pueblo, pan y circo, nos   describe al actual gobierno que encabeza el presidente López Obrador durante esta desastrosa administración es y ha sido: Pan y Circo al pueblo mexicano.

Con las conferencias Matutinas, no hemos tenido tregua los ciudadanos ni descanso alguno de las locuras y ocurrencias de AMLO y su gobierno para invadir nuestros espacios personales y familiares con una serie de improperios al grado de que todos los mexicanos tenemos que hablar o comentar las tonterías del mandatario mexicano.

No hemos tenido paz ni tranquilidad una sola semana.

Y  de eso se trata, esa es la estrategia. Bombardearnos al grado de volvernos locos con las ocurrencias de un locuaz dirigente que gobierna a todo un país, que tiene al borde de la hambruna, la desesperanza y la tragedia social; sin trabajo, sin escuelas, sin medicamentos, sin bienestar y sin presente ni futuro para millones de mexicanos.

En la antigua Roma, ya en decadencia, el pueblo no se preocupaba por la política, se quedaba sereno y sólo ansiaba dos cosas: pan y circo para vivir entretenidos y contentos.

Al parecer los pobres mexicanos disfrutan muchísimo del circo político que despierta pasiones y perversas emociones sociales ante fracasadas políticas públicas que sólo buscan desviar la atención de la ciudadanía.

La frase y estrategia tiene su origen en la costumbre romana de retener poder político proporcionando trigo gratis y entradas para los juegos circenses como forma de mantener al pueblo distraído de la política.

Y por supuesto transciende tiempo y espacio en lo político: en la madre patria el dicho toma la forma de “pan y toros”, en Rusia “pan y espectáculo” y en los países subdesarrollados como el nuestro “pan y futbol”.

Como si faltara poco el actual gobierno de López Obrador ha sustituido el trigo gratis y las entradas al circo, por programas sociales a tandas para el bienestar, sembrando vidas, jóvenes escribiendo el futuro, jóvenes construyendo el futuro, el tren maya, construcción de estadios de beisbol, apoyos sociales a “hermanos” salvadoreños y hondureños, etc, etc……

Y la joya de la corona que no es un programa de gobierno, pero sí un compromiso de campaña: el avión presidencial. Todo un espectáculo circense de días, semanas y meses invertidos con dinero público para una rifa de la Lotería Nacional de un avión.

¿Y el espectáculo vergonzoso de la “aprehensión y captura” del corrupto de Emilio Lozoya?, todo un distractor lleno de humo, luces y magia para mentir y engañar al pueblo mexicano.

¿En qué abona todo esto al país? Seguimos inmersos en la peor crisis económica de la historia moderna de México, en la peor crisis de salud y de inseguridad.

Mientras el estado de derecho sigue y sigue naufragando en la mayor impunidad y falta de respeto por el propio Estado mexicano –entiéndase el gobierno federal- que lo vulnera una y otra vez por estar encima los intereses políticos a la ley.

Menos mal que este gobierno no es igual a los otros, “no somos iguales” dice el presidente Andrés Manuel López Obrador

Seguiremos con más pan y circo para el pueblo de la mano de uno de los gobiernos más ruines, más ignorantes y más despóticos de la historia moderna de México.

 Nos siguen engañando y lo peor de todo, nos siguen saqueando.

¿No cree usted?

EFREN DOMINGUEZ WHITE  

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Imagen Informativa Digital.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí