Alimentación en México ha creado crisis de salud y ambiental, aseguran expertos

Juan Rivera, director del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), señaló que esta crisis “está poniendo en riesgo la salud de niños, niñas y adolescentes en el país

El tipo de alimentación que México ha elegido en los últimos 30 años ha derivado en una crisis de salud y ambiental y por ello es necesario invertir en acciones estratégicas que reviertan esta situación, consideraron este viernes expertos.

En conferencia de prensa, Juan Rivera, director del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), señaló que esta crisis “está poniendo en riesgo la salud de niños, niñas y adolescentes en el país”.

Recordó que en 2018 por primera vez no descendió la desnutrición crónica “y tenemos problema serio de obesidad” especialmente en la infancia, y señaló que las poblaciones más desprotegidas han sido las más afectadas.

Al respecto, Christian Skoog, representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en México, alertó que el 14 por ciento de los menores de 5 años en México padecen desnutrición, mientras que un 48 por ciento de los niños de 12 a 24 meses tienen anemia y el 36 por ciento de los niños en edad escolar padecen sobrepeso y obesidad.

A todo ello, ahora, se agrega la pandemia, y los problemas de obesidaddiabetes y las enfermedades cardiovasculares aumentan el riesgo de contagio y letalidad”, lamentó.

Lina Pohl, representante de la Organización de las Naciones Unidas de la Alimentación y la Agricultura (FAO) en México, señaló que desde antes de la pandemia los hogares en América Latina y en México tenían inseguridad alimentaria, además de que 1 de cada 4 adultos padecen obesidad.

Pero el COVID-19, ha llevado a que se vean afectados la calidad y la cantidad de alimentos que hay en la región”, aseveró.

Destacó que las tasas de desempleo y el aumento de la pobreza laboral, derivadas de la pandemia, va a impactar también en la cantidad y calidad de alimentos en los hogares.

Es por ello que los niños, niñas y adolescentes hoy se encuentran en un momento crucial en cuanto a su alimentación”, apuntó.

Detalló la necesidad de acortar las cadenas entre productores y consumidores finales para mejorar los precios de alimentos frescos, para promover una dieta saludable y asequible.

Buscan mejorar la situación

Ante este panorama, la Unicef, la FAO, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y el INSP presentaron este viernes una serie de recomendaciones que ayuden a generar políticas públicas para reducir todas las formas de malnutrición en niños y adolescentes.

Dichas recomendaciones proponen modificar simultáneamente causas inmediatas, subyacentes y básicas de la mala nutrición, con enfoque intercultural, de género y sostenibilidad ambiental, contribuyendo a lograr los Objetivos de Desarrollo Sustentable relacionados con la salud y la nutrición.

Anabella Bonvecchio, directora de políticas públicas de nutrición en el INSP, explicó que entre estas recomendaciones se encuentra mejorar la atención primaria en salud y nutrición, poniendo énfasis en los primeros mil días de vida.

Además, dijo, se deben garantizar entornos saludables para la alimentación, promover el consumo de agua y la actividad física.

Del mismo modo explicó que se deben proteger las políticas de salud y alimentación frente a intereses de la industria de alimentos y bebidas y monitorear y evaluar la implementación de políticas públicas en alimentación.

Los especialistas destacaron que si bien se ha avanzado en las políticas públicas como la implementación de impuestos a bebidas azucaradas y el etiquetado frontal todavía existe una ventana de oportunidad para mejorar esta problemática.

“Existe una gran ventana de oportunidad en esta administración por su interés genuino en la salud de la población, libre de conflicto de interés, y un trabajo conjunto de agencias internacionales, academia y gobierno”, consideró el doctor Rivera.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí