Alistan incubadora de empresas mezcaleras

Aunque la iniciativa es de Javier Alejandro Bravo, el proyecto se haría de la mano de algunos de sus compañeros en la Unión de Mezcaleros de Michoacán

Mezcaleros de Michoacán alistan una incubadora de empresas con el objetivo de impulsar la formalización del gremio y la exportación, dado que menos del 5 por ciento de los productores del estado venden en el extranjero.

Javier Alejandro Bravo Moreno, productor mezcalero que impulsa esta iniciativa, mencionó que ya se tejen redes para contar no sólo con apoyo de más mezcaleros, sino de gobierno y de la iniciativa privada, para consolidar el proyecto que en este mismo año estaría funcionando.

Son al menos 400 mezcaleros los que hay en el estado, solo 200 han certificado

La incubadora proporcionará toda la información técnica, contable y jurídica para que cualquier empresa de mezcal, ya sea producción o comercialización, esté dentro de la legalidad en todos los estatutos del país.

Además, que esté dada de alta ante el SAT, cuente con permisos de ayuntamiento, así como de otras instancias para que su producto tenga alcance en el país y en el extranjero.

“De otra suerte, lo único que va a suceder es que vamos a seguir igual que los diez años pasados que hemos vivido la misma situación”, señaló Bravo Moreno, quien recordó que hay al menos 400 mezcaleros en la entidad, pero son alrededor de 10 los que tienen las condiciones para comercializar formalmente sus productos fuera del país.

Aunque la iniciativa es de Javier Alejandro Bravo, el proyecto se haría de la mano de algunos de sus compañeros en la Unión de Mezcaleros de Michoacán.

La búsqueda de apoyos a la iniciativa es con el objetivo de que las asesorías sean prácticamente gratuitas para los mezcaleros que inician en el negocio y tienen el objetivo de que crezca su empresa.

“No se trata de lucrar, se trata de ayudar y de sumar para los mezcaleros (…) se pretende hacer con la nueva mesa directiva (de la Unión de Mezcaleros de Michoacán) para que tenga mucha más certeza jurídica y el gremio se fortalezca ya realmente”.

Mientras que son al menos 400 mezcaleros los que hay en el estado, solo 200 han certificado o están en proceso de certificar sus empresas, de acuerdo a la Secretaría de Desarrollo Económico en el estado.

De ese universo, únicamente hay 34 socios (entre personas físicas y morales) registrados en la Unión, y son alrededor de 10 los que tienen todos los permisos para exportar, expuso Bravo Moreno.

Compartió que mucha gente exporta, pero lo hace enviando de tres o cuatro botellas en maletas de viajeros, sin hacerlo de manera formal.

Por su parte, el presidente del Sistema Producto Maguey Mezcal en Michoacán, Raúl Cortés, señaló que son alrededor de 400 hectáreas con plantaciones de maguey en el estado, pero son insuficientes, dado que hay mucha demanda del producto.

Existe un déficit de alrededor de 40% en la producción para poder atender completamente las demandas de mezcal michoacano de otros estados y otros países.

En ese panorama, Madero, Morelia, Indaparapeo, Charo y Tzitzio, son de los municipios que mayor producción de maguey tienen.

El objetivo es impulsar la formalización del gremio y la exportación

Certificar ya es más rápido

Este año la certificación del mezcal michoacano ya puede ser más ágil, luego de que hace un par de meses se autorizaron tres nuevas empresas certificadoras de mezcal y otros productos, mismas que reducirán en un 50% el tiempo del trámite, expuso el presidente de la Unión de Mujeres y Hombres Productores de Maguey y Mezcal, Arno Villicaña Calzada.

Ahora, los mezcaleros tienen la posibilidad de certificar con cuatro organismos, uno de ellos ya existía y se ubica en Oaxaca, mientras que de las tres nuevas certificadoras, dos se encuentran en territorio michoacano.

Uno de estos nuevos laboratorios autorizados para certificar es PAMFA, ubicado en Uruapan, y otro es el Centro de Innovación y Desarrollo Agroalimentario de Michoacán (CIDAM) en Morelia.

Con este escenario, los mezcaleros michoacanos ya no dependen de Oaxaca para tener “luz verde” con la certificación de su producto, necesaria para poder comercializarlo. Ahora el reto es incrementar la formalización para exportar la llamada “bebida de los dioses”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí