Crisis financiera en Michoacán “pudo ser inducida”, reconoce el secretario de Finanzas

Los recortes federales en los últimos meses al gobierno estatal complicaron el cierre del sexenio de Silvano Aureoles Conejo, señaló el titular de Finanzas.

Crecen sospechas de crisis financiera “generada” en la última fase del sexenio de Silvano Aureoles Conejo. Ante los recortes de participaciones de los meses posteriores a la jornada electoral del pasado 6 de junio y la política constante de reducir los presupuestos al estado, autoridades locales vaticinan un cierre complejo el próximo 1 de octubre.

Ante medios de comunicación, Carlos Maldonado Mendoza, titular de la Secretaría de Finanzas y Administración (SFA), reconoció a pregunta expresa de la prensa local, que llama la atención que, de enero a mayo, periodo de precampañas y campañas, las participaciones y recursos provenientes del gobierno central llegaron en tiempo y forma.

No obstante, a partir de junio, una vez que concluya jornada electoral se han venido repitiendo los recortes a las participaciones y otros fondos de los que echaba la mano el gobierno local para atender las necesidades del gasto corriente.

La crisis financiera actual ha puesto sobre la mesa la necesidad de 4 mil millones de pesos para cubrir las nóminas, gasto corriente y pagos de contratos hasta el último día de la administración de Aureoles Conejo. De septiembre a diciembre, el próximo gobernador tendrá que echar mano de sus capacidades de gestión para cubrir el resto de los faltantes del año que podría alcanzar hasta los 7 mil millones de pesos.

Maldonado Mendoza acusó que, a la intensa carga de recortes de participaciones de los últimos 2 meses, se suma el recorte de presupuesto estimado en 7 mil millones de pesos que se gestó desde la federación para Michoacán en este 2021.

“Efectivamente es muy probable eso porque casualmente, no obstante, de que nos redujeron el presupuesto de Michoacán en más de 7 mil millones de pesos para el 2021, de enero a mayo en que fueron los meses que hubo campañas, las prácticamente llegaron puntuales y conforme al presupuesto de egresos federal. A partir de junio los días 11 y 18 cuando tuvimos participaciones el 11 fue el primer recorte y así sucesivamente. Evidentemente es un año electoral y no sería difícil que se le generara la crisis a la conclusión de la administración del gobernador Silvano”, manifestó el titular de finanzas del estado.

Fue a partir del segundo semestre del año, que en Michoacán comenzaron a materializarse las complicaciones financieras para cubrir los compromisos den nóminas y prestaciones del aparato burocrático. Incluso, se destacó un ajuste de casi 300 millones de pesos por concepto de Impuesto Sobre la Renta que fue retirado al estado por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en el mes de junio.

Actualmente las principales carencias presupuestales se han focalizado en los trabajadores del aparato de gobierno y los profesores michoacanos, estos últimos han protagonizado constantes manifestaciones a lo largo del estado ante los retrasos de sus recursos. A pesar de las consecuencias, se advierte que de no haber más recursos para el estado, la tendencia de “arrastrar” pagos se mantendrá por las próximas semanas.

Maldonado Mendoza reconoció que la situación financiera del estado dependerá de los convenios que logre el Gobernador Silvano Aureoles en su gira por la Secretaría de Educación Pública (SEP) y la Secretaría de Hacienda para buscar mayor liquidez en las arcas estatales y solventar los pasivos que se siguen acumulando.

Las posibilidades de buscar capitales se han reducido conforme se avanza al cierre del gobierno. Tantas instituciones financieras como la posibilidad del adelanto de participaciones han quedado descartadas para la administración saliente.

En voz del encargado de las finanzas estatales, el gobierno que entrará el próximo 1 de octubre tendrá que echar mano de la gestión y del adelanto de participaciones ante un panorama en donde incluso la federación sufre de la falta de recursos por los distintos fenómenos de crisis financiera del estado.

“No sería difícil que a partir de septiembre y hasta diciembre intentarán recuperar los pagos de participaciones. Situación que no es fácil porque entonces de septiembre a diciembre ya habrá deuda y que yo sepa la federación tampoco goza de mucha solvencia económica, por lo que habrá que analizar qué pasa”, explicó el titular de finanzas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí