En la plaza Valladolid está levantada la iglesia de San Francisco, casi 500 años después de su primera edificación en adobe.

Con su plaza, es uno de los sitios favoritos en Morelia: fue el primer templo de la ciudad

El sitio donde se construyó la primera iglesia de la historia de Morelia sigue siendo hasta la actualidad un espacio sumamente vivo y activo del centro de cantera rosa, se trata del Templo de San Francisco, junto con su ex convento y su Plaza Valladolid, que casi 500 años después de su primera edificación de adobe hoy es uno de los puntos favoritos de las familias que prácticamente no los dejan solos ni un día de la semana.

A pesar de que también existen versiones contrarias, la postura más extendida apunta a que el conjunto del Templo de San Francisco y el Ex convento de San Buenaventura son los edificios más antiguos de la capital michoacana. Según datos históricos, la orden de los Franciscanos arribó al Valle de Guayangareo alrededor de 1531 y alrededor del 1543 ya habían establecida una simple capilla de adobe sobre la cual se fue desarrollando toda la ciudad.

“El templo y ex convento de los franciscanos es el conjunto de arquitectura religiosa más antiguo de la ciudad. En 1543 se hizo una capilla de adobe y posteriormente se construyó el templo con materiales de piedra y se terminó en 1610.Los frailes franciscanos fueron los primeros que llegaron de España a México para llevar a cabo la evangelización”, se lee en el cuaderno escolar “Mi ciudad y yo” de Esperanza Ramírez Romero.

Así como en el sitio oficial del historiador Ricardo Espejel también se detalla que “Entre 1543 y 1579, ya existía una primitiva capilla y un convento hecho de materiales endebles, es decir, no duraderos, tales como adobes, fibras vegetales y madera”.

Respecto a los primeros años de funcionamiento, Ramírez omero agrega que “El templo de San Francisco, como todos los templos, fue construido a semejanza de los templos de España para enseñar la nueva religión que trajeron los españoles para celebrar actos religiosos. En torno al templo-convento e congregaron indígenas y se les enseñó a leer y escribir, así como las artes y oficios de la cultura española”.

Una vez que la edificación quedó concluida en torno a 1610 con materiales resistentes de cantera rosa, con el paso de los años se fue generando la curiosidad de tener inconclusa una de sus torres. “No obstante, permaneció inconclusa su torre hasta 1948, motivo por el cual se le conocía al templo como <<San Francisco Torres-mochas>>”, se lee en el sitio de Ricardo Espejel.

El conjunto de edificaciones refleja y toman parte de algunos de los momentos históricos más importantes de Morelia, pues hacia 1859 fueron afectados por las Leyes de Reforma. El cementerio adjunto fue clausurado y en su lugar se construyó la entonces llamada “Plaza de la Constitución”, el cual albergó a un mercado que anteriormente se ubicaba en la plaza al oriente de la catedral metropolitana y que hacia 1971 se convirtió oficialmente en la Plaza Valladolid.

Respecto a la imagen que el templo guarda hasta hoy en día, Ramírez Romero explica que “La fachada principal del templo de San Francisco tiene una gran puerta arqueada, con columnas a los lados. Las columnas le dan importancia a la puerta, ésta es diferente a otras puertas y por lo tanto nos está manifestando que se trata de un edificio importante”.

“Arriba de la puerta se encuentra una ventana rectangular, que se llama “Ventana del coro” y también tiene pequeñas columnas a los lados, como las de la puerta. En la parte alta del arco de la puerta hay una escultura de la Virgen con el Niño saliendo de una flor. Esta escultura en piedra es la más antigua de la ciudad. La fachada es bella porque tiene unidad y armonía entre sus elementos”.

A pesar de que este conjunto de edificios es el más antiguo de la ciudad y ya se acerca a los 500 años de su fundación, se mantiene como uno de los puntos más vivos de la capital michoacana. El antiguo convento de los franciscanos actualmente se ha convertido en la Casa de las Artesanías de Morelia, que se suma al Templo de San Francisco y  a la Plaza Valladolid como uno de los lugares favoritos de los morelianos.

Si bien los domingos se pueden apreciar a familias enteras que acuden a esta punto de la ciudad para presenciar misa y posteriormente disfrutar de la amplia plaza donde juegan los niños, prácticamente todos los días de la semana se pueden ver personas desde temprana y hasta altas horas en este lugar tan representativo para la ciudad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí