Enclavado en una cañada, su magia rústica serpentea entre los cerros: es Angangueo, otro paraíso michoacano

Espectaculares vistas ofrecen los miradores de este Pueblo Mágico del que resaltan los techos de tejas de su casonas, calles estrechas y caseríos aquí y allá sobre las laderas.

Una vista desde lo alto da cuenta del rústico paisaje de un pueblo atrincherado entre los cerros. Los techos de teja de sus casonas, calles estrechas, caseríos aquí y allá sobre las laderas, resaltan la magia de este pintoresco asentamiento ubicado al oriente de Michoacán y que cautiva a sus visitantes. Es Angangueo.

¿QUÉ HACER EN ANGANGUEO?

Este Pueblo Mágico con antecedentes mineros, que serpentea entre las montañas y que también se ha levantado de eventos trágicos, como la inundación ocurrida en 2010, posee un abanico de sitios encantadores.

Ahí está el mirador del Monumento al Minero, donde existe una capilla dedicada a la advocación mariana de la Virgen de la Misericordia, que ofrece una espectacular vista del pueblo enclavado en la cañada, en especial por la mañana.

Y por la tarde, contemplar el paisaje desde el mirador Cruz de Hierro, localizado a las faldas del cerro de Guadalupe, que permite admirar en todo su esplendor la zona céntrica de Angangueo, como el templo de la Inmaculada Concepción, que data de finales del siglo XIX, la Parroquia de San Simón y la Plaza de la Constitución.

Mirador Monumento al Minero.

Templo de la Inmaculada Concepción.

Kiosco de la Plaza de la Constitución y parroquia de San Simón.

Angangueo posee más riquezas para que quienes lo visitan tengan una experiencia excepcional, como la Hacienda de Jesús de Nazareno, la primera que se construyó en esa región.

Hacienda de Jesús de Nazareno.

También es un pueblo de arte, con un mural que muestra su pasado minero, obra de Arturo Estrada, discípulo de Frida Kahlo, de la Escuela Secundaria Mineros de Angangueo, o el plasmado en la parte trasera de la parroquia, al aire libre, de Jorge Téllez, que narra la historia de esta localidad que conserva su magia al paso de los años.

Mural de Arturo Estrada.

Una de sus festividades más características es la procesión nocturna de la Santa Cruz, cuando sus calles se adornan de coloridos tapetes y el cortejo que avanza iluminado entre candiles y la pirotecnia que estalla en la oscuridad de los cerros.

Fiesta de la Santa Cruz.

Fiesta de la Santa Cruz.

Aunque ya acabó la temporada, cerca de Angangueo se encuentran los santuarios de la mariposa monarca: Sierra Chincua y El Rosario, pero entre noviembre y marzo se convierten en epicentro del natural espectáculo migratorio del lepidóptero.

¿Y para comer? El visitante puede degustar de una exquisita gastronomía como el mole, la barbacoa de borrego, las conservas de piloncillo, cabeza de res al horno y de postre los helados.

¿CÓMO LLEGAR?

La ruta es por la carretera a Maravatío, saliendo de Morelia por la llamada salida a Charo y con una duración aproximada de casi tres horas.

Al pasar Queréndaro se toma el camino hacia Ciudad Hidalgo, luego hacia Zitácuaro, pero en el intermedio se encuentra la comunidad de San Felipe de los Alzati.

De San Felipe de los Alzati se vira hacia la izquierda rumbo a Angangueo, con un trayecto que dura alrededor de 25 minutos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí