Recolectores están en crisis: aumenta la basura, pero bajan los ingresos hasta 45%

En todas las organizaciones tanto de la capital michoacana como de los municipios del estado, no se han registrado contagios ni fallecimientos por el COVID-19

Crisis económica impacta a los recolectores de basura de todo el estado de Michoacán. La caída de ingresos en los hogares michoacanos por la continencia sanitaria que trajo la pandemia del coronavirus (COVID-19), ha tenido una repercusión directa en la remune-ración que reciben de mano de los ciudadanos los trabajadores del servicio de la basura.

En voz de Roberto Anguiano, líder de la organización de recolectores de esta entidad federativa, tanto en en la capital michoacana como en otras regiones del estado la situación es prácticamente la misma.

Los ingresos cayeron hasta en un 45 por ciento respecto al inicio de la crisis sanitaria a pesar de que incluso, la basura que transportan ha incrementado.

Lo anterior, ha tenido que ser atendido por las organizaciones, quienes han optado por reducir el personal y alternar los días de servicio entre recolectores para no generar un sobre gasto en las unidades de recolección en cuanto a gasto de combustible.

A pesar de la situación la consigna es clara; el servicio no parará ni un solo día en todo el estado. No hay apoyo de las autoridades estatales ni municipales .Incluso el programa de entrega de bolsa blanca para que los michoacanos guarden su basura sanitaria de riesgo epidemiológico en la bolsa, ha tenido que ser solventado por el bolsillo de los propios recolectores y algunos empresarios que han donado toneladas de bolsa a los trabajadores de limpia.

Sí, ha tenido impacto porque antes sacábamos 100 pesos y ahorita sacamos 55 pesos aproximadamente. Nos dan mucho menos, nos cayó el ingreso y por eso nos estamos alternando un día unos y otro día otros para sobrevivir en esta pandemia. No sé por qué nonos han volteado a ver, habría que preguntarles a las autoridades porque nadie en su totalidad nos ha volteado a ver. Nosotros hemos hecho aquí lo imposible para que nos vean y que estamos aquí en la batalla”, explicó el líder de recolectores en el estado de Michoacán.

Hasta el momento, la suerte les ha ayudado. En todas las organizaciones tanto de la capital michoacana como de los municipios del estado, no se han registrado contagios ni fallecimientos por el COVID-19 a pesar del alto grado de exposición en el que se encuentran los trabajadores en sus tareas diarias.

En voz de Anguiano, se debe a los anticuerpos que han generado contra prácticamente todas las enfermedades virales. Solo en Morelia, son 530 unidades recolectoras, cada una con una tripulación de 3 trabajadores recolectores, los cuales diariamente interactúan a su vez con cientos de toneladas de basura, demanda de viviendas y negocios, con el riesgo de que los residuos hayan tenido contacto con personas infectadas con el COVID-19.

Advierten la vulnerabilidad a la que se enfrentan al no contar con los servicios más básicos de atención médica como en el caso del seguro social u otros sistemas de salud pública de nuestro país a pesar de que son uno de los sectores esenciales que no ha parado sus labores ni un solo día desde que inició la crisis sanitaria.

Desde el primer mes de contingencia sanitaria, presentaron los protocolos de protección a los trabajadores, entre los cuales se encuentran medidas como la desinfección de las unidades recolectoras, la dotación de bolsas plásticas para los ciudadanos en el manejo explosivo de los residuos sanitarios, la recolección diferenciada por residuos sanitarios a cargo del servicio concesionado.

Asimismo, la portación del equipo personal, la revisión dela temperatura corporal, ausencia de síntomas respiratorios, que lleven una bitácora en la cual se registre diariamente la temperatura corporal y el estado de salud para descartar síntomas respiratorios similares a la enfermedad respiratoria.

SEPARACIÓN DE RESIDUOS

A pesar del riesgo sanitario en el manejo de los residuos sólidos que salen de los hogares michoacanos todos los días, la población de Morelia no ha cumplido con el llamado a separar los residuos de pacientes COVID o de riesgo sanitario como los cubrebocas, papel higiénico y artículos que pudieran estar infectados.

El uso de la bolsa blanca como mecanismo para proteger a los recolectores y a quienes se dedican a la separación de la basura, se ha logrado apenas en un 70 por ciento, por lo que cientos de toneladas diarias salen de los hogares con basura de riesgo epidemiológico.

Sin descripción disponible.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí