El pueblo fantasma de San Luis Potosí

Real de Catorce es un poblado con rostro de piedra y sabor a chabuco.

Real de Catorce (literalmente Real de 14, pero más probablemente Reino de 14 o Campamento de 14) fue un próspero centro colonial de extracción de plata que ahora es conocido como el pueblo fantasma de San Luis Potosí.

Se ubica en la región del Altiplano, fundado alrededor de 1778 y que alcanzó su época de mayor esplendor a finales del siglo XVIII. En nuestros días está convertido en uno de los mayores atractivos turísticos de San Luis Potosí.

Cuenta la historia que el nombre se debe a que  al parecer hacia 1700, 50 años antes de su fundación, una banda de 14 soldados españoles marchaba por esta región, cuenta la leyenda que los nativos los atacaron y los mataron a todos. También hay una teoría que dice que una banda de ladrones que robaba en los caminos del lugar; al ser aprehendidos y ejecutados sumaron 14 y de ahí surgió el nombre.

Para llegar a este “pueblo fantasma”, tienes que cruzar el Túnel de Ogarrio, extraordinaria obra de ingeniería de 2.3 kilómetros, perforado a través de la roca maciza, el cual desemboca en el pueblo.

En la Plaza Principal destaca el templo dedicado a la Purísima Concepción, que aloja una imagen de San Francisco de Asís, muy venerada cada 4 de octubre por cientos de peregrinos.

Después de conocer este espacio, visita la casona que sirvió como Casa de Moneda de 1865 a 1866.

A unos cuantos pasos de ahí encontrarás el Palacio Municipal, con su salón de cabildos levantado en el siglo XIX. También resulta interesante el Palenque de Gallos, con asientos labrados en piedra, el cual evoca los teatros del mundo griego.

Real de Catorce tiene dos rostros, uno milenario donde jóvenes temerarios buscan respuestas, y otro que se colorea con los huicholes y con quienes gustaban estudiar su mística. Real de Catorce es un poblado con rostro de piedra de convergencia, de fiesta y de letargo con olor a cabuche.

Hoy, Real de Catorce es rico en recuerdos. La antigua ciudad plateada de la bonanza en el centro de México, a 9,043 pies de altura en la Sierra Madre, floreció desde finales del siglo XVIII hasta principios del siglo XX, cuando la población llegó a los 40 mil personas. Entonces las minas empezaron a agotarse.

Ahora Real de Catorce es una ciudad fantasma con solo mil habitantes, pero evoca una sensación de grandeza en casi cada piedra. Debido a que fue construido en gran parte de piedra en lugar de adobe, la mayoría de sus mansiones coloniales españolas aún se mantienen en pie.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí