Sin dinero, ayuntamientos michoacanos operan con el 70 por ciento de lo presupuestado para 2020

A medida que avanza el mes de diciembre, los ayuntamientos se van quedando sin dinero para seguridad, obra, servicios, nómina y aguinaldos

Debido al panorama de recortes presupuestales y desaparición de fondos de orden federal, los municipios michoacanos sobreviven con el 70 por ciento de los recursos que se tenían presupuestados para este año.

Problemas de gobernabilidad, solvencia para el gasto corriente e incluso el pago de nómina para seguridad, se encuentran comprometidos para los próximos meses.

En entrevista para La Voz de Michoacán, Gustavo Arias, director de Fortalecimiento Municipal en la Secretaría de Gobierno estatal, advirtió sobre la situación que se vive en los 113 municipios michoacanos, así como del panorama que se complicará aún más desde el primer día de 2021.

En años pasados, la principal tarea del Centro de Fortalecimiento Municipal a nivel estatal era capacitar a los ediles y equipos de los ayuntamientos para gestionar ante la Federación recursos para obra pública, programas sociales y otros esquemas que permitieran el desarrollo de cada una de las demarcaciones.

A dos años de la entrada del gobierno federal encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, el panorama cambió por completo: prácticamente las opciones de gestión a los municipios desaparecieron, como en el caso del Fortaseg, Fortamun y otros recursos gestionables.

Incluso programas de obra pública de los municipios presupuestadas con las estimaciones económicas de 2020 quedaron incompletas y tendrán que ser concluidas con recursos de 2021, año atípico por el tema electoral.

“Yo creo que los municipios están trabajando a un 70 por ciento del presupuesto que estaban acostumbrados.

Afecta muchísimo porque una, cuando tenemos recursos se acude a pagar el predial, y de varios servicios que empiezas a generar y varias cosas.

Cuando no hay dinero deja de fluir y el recurso de ingresos propios se va a nómina y se ve mermado.

Hay obras que se quedaron al 50 por ciento o al 70 por ciento y hay que ver cómo terminan las obras para el próximo año”, explicó el funcionario estatal.

En voz del director del Centro de Fortalecimiento Municipal, hay acciones de los municipios que se complicarán para 2021, con la tendencia de que muchas las áreas financieras no encontrarán solvencia para seguir operando con normalidad ante la falta de recursos.

Directamente los ediles fueron a tocar las puertas del Congreso de la Unión y del Palacio Nacional, sin tener respuesta por parte de los poderes de la Federación.

“Sí se han acercado y han estado presionando directamente al Congreso de la Unión y yendo a Palacio Nacional para que les liberen recursos.

No ha habido respuesta positiva, ellos sí vieron las condiciones con lo que venían manejando porque anteriormente tenían un presupuesto y los diputados les bajaban recursos, eso también ya se vio nulo en la administración ya el año pasado. Esto ya no llegó, se ven los alcaldes muy mermados”, explicó.

Durante los últimos años y décadas, el primer nivel de gobierno ha dependiendo de las aportaciones federales y estatales hasta en un 90 por ciento de sus ingresos.

Las pocas posibilidades de recaudación siguen sin ser aprovechadas mientras que las necesidades crecen con el paso de los años.

La versión del Ejecutivo estatal es que al igual que la tendencia nacional, hasta el 100 por ciento de los municipios michoacanos se encuentran en quiebra financiera por la falta de recursos propios y los recortes presupuestales.

El panorama anterior se verá agudizado para los primeros meses de 2020, cuando comiencen a surtir efecto las condiciones de la desaparición de los fondos, fideicomisos y convenios que por decreto, fueron extintos en los últimos 2 años.

El panorama anterior mantiene en la incertidumbre a los ediles, quienes con pocos recursos tienen que mantener temas de seguridad pública, obra pública, desarrollo urbano, atención social, servicios básicos y la manutención de sus estructuras municipales.

También han sido irresponsables, pues a pesar de la baja recaudación y de la disminución de las participaciones estatales y federales de los últimos años, prácticamente cada año crece la nómina de los ayuntamientos, al grado de que más del 70 por ciento de los recursos que les llegan se emplean para el pago de los trabajadores.

El restante 30 por ciento se destina para la operatividad y Gobernabilidad.

Casos como en el Oriente michoacano han visto incrementar sus estructuras de trabajadores hasta en un 300 por ciento.

En el contexto de la pandemia, autoridades estatales advirtieron que la mezcla de disminución de participaciones junto con la escasa recaudación y quiebra financiera de los 113 municipios, supone un riesgo latente para la Gobernabilidad en todas las regiones de la entidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí