Sin validez, cartas responsivas para regreso a clases en medio de la pandemia, dice especialista

El abogado nicolaita Gumesindo García aseguró que a ningún padre de familia se le puede obligar a firmar cartas responsivas, porque la salud es un tema de orden público.

Las cartas responsivas que se pretende firmen padres de familia para autorizar el retorno a clases en medio de la pandemia del COVID-19, son una violación sistemática a los derechos humanos, ya que los temas de salud es responsabilidad del estado, expuso el abogado nicolaita Gumesindo García Morelos.

El responsable de la Clínica de Litigio Estratégico de la Facultad de Derecho de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) expuso que, si bien la educación se tiene que retomar, esta tiene que ser con estrictos protocolos de sanidad y que las escuelas deben tomar los mismos muy seriamente.

Reiteró que a ningún padre de familia se le puede obligar a firmar cartas responsivas, porque la salud es un tema de orden público y que, aunque se firmaran las famosas o ilegítimas responsivas no son válidas, porque los derechos de los niños son superiores, se dice el artículo 4 de la Constitución y la firma de tratados internacionales.

Explicó que esto puede ser una violación sistemática de derechos humanos son prácticas en contra del orden social, ya que el Estado mexicano, debe garantizar, ante la obligación de firmar o condicionar el servicio educativo los ciudadanos pueden acudir a la Comisión Estatal de Derechos Humanos y a la Defensoría Pública federal interponer demandas de amparos ante juzgados de distrito.

Reiteró que las autoridades deben dar las garantías para un regreso seguro a clases como son el tema de la infraestructura y los insumos necesario para cubrir estos aspectos de seguridad para los estudiantes.

Erik Avilés Martínez, presidente de Mexicanos Primero Capítulo Michoacán, expuso que se presentó un modelo de carta responsiva, para ser circulada entre los paterfamilias y tutores, en aras de corresponsabilizarles.

La primera parte de la responsiva es correcta, toda vez que brinda posibilidades de elección de la modalidad de retorno seguro a clases para los padres de familia. La cuestión de los compromisos con las modalidades presencial y mixta es que son amplios, pero sin corresponsabilidad institucional”.

Erik Avilés Martínez, presidente de Mexicanos Primero en Michoacán

Expuso que por ejemplo la revisión de síntomas y signos de posible contagio requerirán termómetros y oxímetros, que no todos están en posibilidad de comprar y el mantener hijos en casa implica también tener los medios para tales efectos, especialmente, condiciones armónicas para sobrellevar el confinamiento sin afectaciones socioemocionales mayores.

Agregó que Llevar a los niños a recibir atención médica, también implica recursos y tener acceso al primer nivel de los servicios de salud y La notificación implica que haya conectividad y comunicación entre familias y maestros.

Asimismo, que la promoción de hábitos de higiene y salud son favorables, pero requieren también que existan condiciones y consumibles para su debida práctica cotidiana y colocar un filtro sanitario en casa implica a su vez recursos.

De todos estos factores, no se lee en la responsiva ni solidaridad ni subsidiaridad de parte de la autoridad educativa para apoyar a las familias ante la inaplazable necesidad de restituir los derechos humanos perdidos desde el inicio del confinamiento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí