LA MALA FAMA DEL VERDE REDITÚA: SE EXPANDE DONDE TIENE MÁS SANCIONES

En 2021, el INE ha aplicado 266 sanciones al PVEM. En los estados donde más acumula, el verde experimenta mayor expansión, como Chiapas, San Luis Potosí, Michoacán.

¿Castigo por influencers? palidece ante los 48 diputados que tendrá.

El Partido Verde Ecologista de México (PVEM) omite informes o los entrega extemporáneamente, rebasa topes legales de inversión en actividades proselitistas, destina recursos a propósitos no partidistas, omite reporte egresos, promueve a sus candidatos durante las jornadas electorales, propicia inequidad y obtiene así ventaja en comicios de todos los niveles.

Esa es apenas una parte del catálogo de infracciones que han sido denunciadas y sancionadas contra el partido fundado por Víctor González Torres y heredado por Jorge Emilio González Martínez, factotum de la franquicia ecologista del sistema de partidos en México.

El Verde parece apostar por incurrir en las violaciones legales durante los procesos electorales, asumir el costo económico calculado de las multas aplicadas por la autoridad, y beneficiarse de los resultados.

Así parecen indicarlo la relación entre violaciones a los ordenamientos electorales y las plazas y niveles de representación donde más se ha fortalecido: Chiapas, San Luis Potosí, Michoacán, Chihuahua, Yucatán y Zacatecas.

El caso de la campaña implementada por el PVEM para promoverse a través de 104 influencers en vísperas y durante la jornada electoral del pasado 6 de junio, es emblemático del modus operandi: utilizó una campaña semejante en 2015, pagó 7 millones de pesos por ese desliz, y pasó entonces de 29 a 38 diputados federales. Ahora, en 2021, reincidió, y pasará de 16 curules ―cinco de ellas cedidas a Morena al inicio de la legislatura― a 48 en la Cámara de Diputados.

Incluso sus socios más cercanos reprochan al partido verde sus violaciones a las reglas. Morena ―que contó con el PVEM para ganar la elección presidencial de 2018 e integró a los verdes a su coalición gobernante― ha denunciado conductas ilícitas de los “ecologistas”, y ya ha conseguido que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) anule triunfos “sucios” obtenidos inicialmente por sus socios el pasado 6 de junio.

40 MIL EN MULTAS POR CADA CANDIDATO

El PVEM ocupa el séptimo lugar en cuanto a monto de sanciones económicas derivadas del proceso electoral 2020-2021 tanto a nivel local como federal.

Las multas del verde acumulan 84.5 millones de pesos, debajo de Morena, que alcanza 373.11;  Fuerza por México (FPM), 102.97; Redes Sociales Progresistas (RSP), 100.91; Partido Revolucionario Institucional (PRI), 93.72; PAN (Partido Acción Nacional), 88.46; y Partido del Trabajo (PT), 88.95.

Es probable que ese lugar sorprenda ante la fama pública del PVEM. Pero el monto y la cantidad de sanciones están también relacionadas con el número de postulaciones que hace cada partido.

El que presentó más tanto a nivel local como federal, y por tanto registró más contendientes fiscalizables fue FPM, con 3,354; después Movimiento Ciuadano (MC), con 2,870; Morena, 2,435; Partido Encuentro Solidario (PES), 2,419; Partido Redes Sociales Progresistas (RSP), 2,355; y en el sexto lugar  el PVEM, con 2,118. Están enseguida PAN (1,983), PRI (1,897), PT (1,604) y PRD (1,577).

Así, de acuerdo con un cruce de datos efectuado por EMEEQUIS con base en la información del sistema de fiscalización del INE, el PVEM se ubicó también en el sexto lugar de monto de sanciones por número de contendientes fiscalizables: 39, 914 pesos por cada postulación.

Lo preceden Morena, que pagó 153,227 pesos por cada nominación; PT, 53,587 pesos; PRI, 49,408 pesos; PAN, 44,612 pesos y RSP, 42,980 pesos; abajo del PVEM está   FPM, que con 30,702 pesos; después PRD, con 27,167 pesos; MC, 25,504 pesos; y el PES, 22,772 pesos.

Hay que subrayar que esas multas se derivan únicamente de violaciones respecto del manejo financiero de los partidos durante el proceso electoral, cuya observancia es revisada por el INE y cuya incidencia se presentó de la siguiente manera:

Egreso no reportado (29%), egreso no comprobado (9%), registro extemporáneo de eventos (8%), registro extemporáneo de operaciones en periodo de ajuste (7%) y en periodo normal (6%); egresos no reportados de representantes de casilla (4%), ingresos no comprobados (4%), ingresos no reportados (4%), reportes no verdaderos (3%), omisión sobre gastos en inmuebles para casas de campaña (3%), omisión de reporte de eventos onerosos (2%), registro extemporáneo de eventos de manera previa a su celebración (2%), beneficio indebido de candidaturas (2%).

Además de estas infracciones, están las derivadas de quejas e impugnaciones presentadas por los distintos actores de los procesos electorales, y que, como desde 1996, resuelve el Tribunal Electoral.

LOS BENEFICIOS

Entre 2016 y 2021, el PVEM se ubicó también en sexto lugar general de los récords de sanciones.

Morena encabeza la lista, con 4,854; está después el PRI, con 3,582; PRD, 3,487; PT, 3,374; PAN, 3,348; y PVEM, 2,172. En la parte baja de la tabla se ubican MC, con 2,648 sanciones; PES, con 1,953; y Nueva Alianza, con 1, 530.

En 2021, el INE ha aplicado al PVEM 266 sanciones. En la mayoría de los estados donde más sanciones acumula, el verde ha experimentado una mayor expansión. Es el caso de San Luis Potosí, donde este año recibió 27 sanciones, 15 de ellas derivadas del proceso electoral 2021, el resto por incumplimiento de la normatividad de fiscalización, incluidas omisiones en los reportes de 2019.

Pues en ese estado, el PVEM se llevó, además de la gubernatura (al lado del PT), el triunfo en 16 de 58 municipios.

En Chiapas, primer estado donde el Verde tuvo el control del Ejecutivo Estatal ―perdió la gubernatura en 2018 frente a Morena, en lo que pareció más una cesión que una derrota electoral―, el partido verde recibió este año 14 sanciones, todos derivados de omisiones y egresos no reportados.

Las multas y reducciones presupuestales con que fue sancionado no impactaron en sus desempeño: De 118 ayuntamientos que se eligieron en Chiapas en junio, el PVEM ganó 35, ostentándose así como la primera fuerza a nivel de municipios en la entidad.

Entre los que ganó, están San Cristóbal de las Casas, Palenque, Ocosingo, Chenalhó y Villaflores. El PVEM dejó atrás a Morena, con 25 ayuntamientos, que incluyen Tuxtla Gutiérrez.

Partido Verde: multas a cambio de diputados.

En Michoacán, ese partido recibió también 14 sanciones a nivel estatal, siete de ellas relacionadas con el proceso electoral que culminó en junio: egresos no reportados, registros extemporáneos, aportaciones sin registro adecuado, etcétera. El resto, por omisiones y “gastos sin objeto partidista”, en informes de 2019.

Aún así, en esa entidad el PVEM pasó de gobernar 5 a 11 municipios: Aguililla, Tocumbo, Tingüindín, Peribán, Aquila, Carácuaro, Juárez, Tlalpujahua, José Sixto Verduzco, Chucándiro e Indaparapeo.

Algo semejante ocurrió en Yucatán, donde el partido tuvo sanciones semejantes este año, relacionadas con los informes anuales. Pero eso no impidió que ganara cinco municipios: Baca, Pepto, Samahil, Sotuta y Ocú; además de que logró un diputado. Antes sólo tenías dos, que había ganado en alianza. Ahora los obtuvo en solitario.

En Zacatecas, donde el PVEM fue sancionado con multas y reducciones por contratar proveedores no registrados, efectuar gastos sin objeto partidista y omisiones diversas, ganó 10 municipios: cuatro municipios solo y seis en coalición con Morena, PT y Nueva Alianza.

En Chihuahua se repite el modelo: recibió 13 sanciones, y pasó de controlar un ayuntamiento a tres: Ahumada, Gran Morelos y Guadalupe.

INFLUENCERS, ESCÁNDALOS CALCULADOS Y REDITUABLES

A nivel federal, la violación de las reglas de competencia también ha sido buen negocio para el partido verde.

La campaña que implementó para promoverse a través de 104 influencers ―líderes de opinión en las redes socio digitales― en vísperas y durante la jornada electoral del pasado 6 de junio, lo cual está prohibido por los ordenamientos legales, le acarreó una multa de 40 millones de pesos y una diputación federal menos (la que había encabezado en el Distrito 3 de Zitácuaro, Michoacán).

Las sanciones son apenas un asunto anecdótico frente al jonrón que anotaron los verdes en el ámbito legislativo, pues pasarán de 16 curules ―cinco de ellas cedidas a Morena al inicio de la legislatura que está terminando― a 48 bancos en la Cámara de Diputados federal a partir del próximo 31 de agosto. Ellos sí que están haciendo historia.

Es un método probado. El verde utilizó su primera campaña con influencers bajo veda de proselitismo en 2015, pagó 7 millones de pesos por ese desliz, y pasó entonces de 29 a 38 diputados federales.

Aún así, el PVEM impugnó esta vez la medida al TEPJF, donde se halla en instrucción. Además, el coordinador parlamentario de ese partido en el Senado, Carlos Puente Salas, salió a decir,  que es mentira que hubieran pagado a los influencers por la campaña en redes.

Esto, a pesar de que la autoridad electoral, la Unidad de Fiscalización del INE, a donde llega toda la documentación financiera de las campañas, corroboró que el PVEM había erogado 20 millones de pesos para sufragar el proselitismo ejecutado por los líderes de redes sociales.

Además, varios de los influencers admitieron la transacción: Fernanda Moreno, alias “Fershy”, una chica afamada tras su participación en un reality show de MTV, dijo que a ella le tocaron 10 mil pesos por la campaña. 

Incluso se colaron a la prensa las razones sociales de las empresas que concretaron los acuerdos con las “celebridades” de las redes para hacer proselitismo a favor del PVEM durante la veda legal: Primacy, Agüita de Limón y Epick Talent Industry.

Más aún, una diputada federal, Alessandra Rojo de la Vega, renunció a su militancia en ese partido como protesta expresa contra la campaña de los influencers.

No obstante, el senador Puente insistió en que no había pruebas, y expresó al cabo su verdadero sentir: “hay una legislación llena de prohibiciones”.

Al 13 de agosto, había aún 30 impugnaciones bajo instrucción del TEPJF relacionadas con el PVEM. Incluso Morena, asociado político del PVEM, impugnó ante el Tribunal Electoral, por conductas que reputa ilegales, triunfos obtenidos por el Verde el 6 de junio.

Morena impugnó la victoria del PVEM en los ayuntamientos de Juárez (expedientes TEEM/JIN/026/2021 y TEEM/JIN/027/2021) y de Tlalpujahua (TEEM-JIN-033/2021 y TEEM-JIN-034/2021) porque presume que la planilla “ecologista” rebasó el tope legal de gastos de campaña.

Además, los morenistas exigieron la anulación de la elección del ayuntamiento de Chahuites, Oaxaca (expediente RIN/EA/76/2021), y que había ganado el PVEM, debido a la quema de paquetes electorales. En este caso, el TEPJF falló a favor de Morena, y habrá nuevas elecciones en Chahuites.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí