Seis gubernaturas en juego el 5 de junio de 2022

Oaxaca, Tamaulipas  Aguascalientes, Hidalgo, Quintana Roo y Durango, las cuales marcarán la segunda etapa del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

A punto de concluir las impugnaciones derivadas de los comicios de algunas de las gubernaturas en disputa celebradas el 6 de junio y en el contexto del inicio de la toma de protesta de los nuevos mandatarios, PAN y PRI deberán ser capaces de reconfigurarse como una nueva opción, si no quieren sumar más descalabros electorales en esos estados.

Acción Nacional en Aguascalientes, Durango, Quintana Roo y Tamaulipas, mientras que el Revolucionario Institucional en bastiones como Oaxaca e Hidalgo; en el caso de éste último donde aún no ha habido alternancia.

Y es que 11 de las 15 gubernaturas en disputa este año las ganó Morena. El PAN obtuvo dos triunfos, mientras que Movimiento Ciudadano y la coalición PVEM-PT, uno, respectivamente.

De la totalidad de las gubernaturas, los “guindas” le arrebataron 8 al PRI: Sinaloa, Tlaxcala, Sonora, Zacatecas, Guerrero Colima y Campeche (ésta última, aún por definirse tras el conteo total de los votos ordenados por el TEPJF), en tanto que San Luis Potosí, se quedó en manos del PVEM.

Con ello, el tricolor redujo de 12 a cuatro las gubernatiras bajo su dominio, al quedarse con Oaxaca e Hidalgo, así como el Estado de México y Coahuila, que renovarán gubernatura en 2023 y 2024, respectivamente.

Los magros resultados ubicaron a PRI como la tercera fuerza política a nivel gubernaturas.

Además, si bien el Partido Acción Nacional electoralmente son la segunda fuerza política, lo cierto es que también restó dos gubernaturas, perdió Baja California y Nayarit, pero conservó Chihuahua y Querétaro, a los que ya gobierna de Aguascalientes, Durango, Quintana Roo, Tamaulipas, Guanajuato y Yucatán.

Morena se ubicó como el gran ganador en las pasadas elecciones, al sumar a la CDMX, Puebla, Veracruz, Tabasco y Chiapas, las ocho gubernaturas que le arrebató al tricolor, con lo cual no solo se ubica en la primer fuerza política a nivel estatal, sino que gobernará al 46% de los mexicanos.

Morena buscará sumar más gobiernos locales

Para la organización de las elecciones del próximo año, el Instituto Nacional Electoral (INE) incluyó en su presupuesto de egresos del próximo año una bolsa de global estimada en casi 900 millones de pesos.

Y es que el INE contempla movilizar a las urnas a 11.6 millones de ciudadanos en las más de 21 mil casillas electorales previstas instalar el 5 de junio del 2022.

Además, los partidos políticos deberán repetir la fórmula de la paridad a la hora de designar sus candidaturas, pues tendrán que registrar a mujeres en, al menos, tres de los seis estados, con independencia de la alianza electoral que establezcan para cada contienda.

Ello, tal y como ocurrió en las elecciones intermedias del 5 de junio donde postularon a siete mujeres en las 15 gubernaturas en disputa, de las cuales Morena obtuvo cinco triunfos y el PAN, uno:

Baja California, Marina del Pilar; Colima, Indira Vizcaíno; Guerrero, Evelyn Salgado, Tlaxcala, Lorena Cuellar y Campeche, Layda Sansores, ésta última en espera del resultado del recuento total de los 1,190 paquetes de los 21 distritos electorales del estado que ordenó el TEPJF en aras de dar certeza a la elección.

A las morenistas se suma la gobernadora electa de la coalición PAN-PRD, María Eugenia Campos, de quien la víspera, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), confirmó su triunfo, por lo que tomará posesión el 8 de septiembre.

INE dio el banderazo de salida al 2022

“En el Instituto Nacional Electoral iniciamos de lleno los trabajos para los Procesos Electorales Locales 2021-2022, nos preparamos en tiempo y forma para cumplir con las atribuciones legales y constitucionales del próximo año”, afirmó el fin de semana el consejero José Roberto Ruiz Saldaña.

El presidente de la Comisión de Capacitación y Organización Electoral dijo que la ratificación en su cargo de los integrantes de los Consejos Locales del INE y la emisión de la Convocatoria para la ciudadanía interesada en participar como observadora electoral, marcaron de lleno los trabajos para las seis contiendas locales.

“Los presupuestos del INE son una inversión indispensable en la democracia. Lo que se ha gastado en fortalecer y recrearla por medio de elecciones libres ha sido una buena inversión en estabilidad política y libertad para todos los mexicanos”, señaló a su vez el presidente de la Comisión Temporal de Presupuesto, Jaime Rivera Velázquez.

Detalló que, además de la disputa por la gubernatura en los seis estados mencionados, en Quintana Roo se elegirán 25 diputaciones y en Durango 39 ayuntamientos

También, conforme al calendario del INE, a finales del 2022 iniciará el proceso de organización de los comicios de junio del 2023 en los estados priistas de México y Coahuila, en los que también se renovará la gubernatura y que serán la antesala de la elección federal del 2024.

A la par de esa contienda presidencial, se celebrarán nueve elecciones concurrentes en las que Morena buscará retener los triunfos alcanzados en cinco gubernaturas, las primeras tras obtener su registro en 2014 como partido político nacional:

Se trata de la CDMX, Chiapas, Puebla, Tabasco y Veracruz, mientras que el PAN en Guanajuato y Yucatán; MC en Jalisco y el PES en Morelos.

Partidos nuevamente aceitan maquinaria

En total, los estados que celebrarán comicios el 2022, 2023 y 2024 suman 17 contra los 15 de este año, por lo que México habrá renovado así en tres años, tal y como lo establece calendario electoral, la totalidad de las gubernaturas y se encaminará a elegir a su nuevo presidente de la República.

Ana Laura Martínez, directora ejecutiva de Administración del INE, explicó que en el presupuesto para el Proceso Electoral Local 2022, “se considera que son 37 distritos los que están participando de las seis entidades federativas”.

Además, se cuenta con una lista nominal de 11.6 millones de electores, se estima una instalación de 21 mil 68 casillas, la contratación de 708 supervisores electorales, así como la contratación de 4 mil 218 capacitadores asistentes electorales.

Se insaculará a 1.5 millones de ciudadanos y se estima habrá 84 mil 36 funcionarios de mesa directiva de casilla, “por lo que para el proceso electoral local (de 2022) se está presupuestando en 885.90 millones de pesos”.

Oaxaca

Con el estado priista de Oaxaca y el panista de Tamaulipas, se dará electoralmente el banderazo de salida para los comicios del próximo año.

En la primera entidad, gobernada por el priista Alejandro Murat, Morena logró 19 de las 25 diputaciones de mayoría frente a las seis de la alianza PRI,PAN y PRD.

Para el politólogo Fernando Dworak, al menos la percepción que hay en el centro del país, es que “el PRI en Oaxaca prefiere claudicar y ceder, antes que dar una batalla”, por lo que será crucial contar con una candidatura fuerte para evitar mayores descalabros al priismo.

“Hay un alto riesgo del PRI de perder Oaxaca”, dados los cuadros importantes con que cuenta Morena, dijo a Expansión Política.

El exconsejero del IFE, Javier Santiago, coincidió también en entrevista que en la entidad oaxaqueña hay un alto riesgo del tricolor de perder ese estado.

“Hay una tradición conflictiva, pero creo que Morena tiene altísimas posibilidades de ganar la gubernatura y desplazar al PRI”.

Tamaulipas

En el estado panista de Tamaulipas, se presenta una situación inédita. Su gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca, a quien la SCJN desechó el 19 de agosto la controversia constitucional que promovió en contra de la orden de captura que tiene por delincuencia organizada y lavado de dinero, no la tiene nada fácil como en el caso de sus pares albiazules de Aguascalientes y Durango.

A ello se suma que durante las recientes elecciones federales intermedias, Morena logró mayoría en el Congreso local, lo que le permitirá contar con los votos suficientes para buscar desaforarlo.

En un proceso que solo le corresponde al Congreso local, la Cámara de Diputados desaforó al panista el 30 de abril con 302 votos a favor, 134 en contra y 14 abstenciones.

Dworak considera que “el desafuero o no desafuero” del mandatario albiazul es un tema que sin duda contaminará las elecciones locales; “es tal vez culpable o no lo es y qué va a pasar cuando deje el gobierno porque ya la inmunidad que pueda tener, va a caducar”.

“Ese debate puede contaminar mucho las elecciones locales de Tamaulipas”, dijo, al recordar que un mandatario disminuido política y electoralmente puede darle una gran ventaja a Morena.

En tanto, Santiago Castillo resume que la situación es cuesta arriba para el PAN.

“El PAN está en decadencia, Morena se llevó la mayoría del Congreso y la legitimidad del gobierno estatal está lastimada”.

Señaló que aún cuando todo dependerá del candidato que elija Morena, “hay altas posibilidades de que este partido gane la gubernatura de Tamaulipas, lo que sería como ganarse la rifa del tigre, dado que es un estado marcado no solo por la presencia y control histórico de la delincuencia organizada de ese estado”.

Aguascalientes

Aguascalientes está en manos del panista Martín Orozco Sandoval, un estado que arrancará su proceso para renovar la gubernatura la primera quincena de octubre, en tanto que las campañas irán del 3 de abil al 1 de junio.

En el proceso electoral del 5 de junio, en coalición con el PRD, los panistas sumaron a la causa 16 de las 18 diputaciones en juego, por lo que Morena tiene un escaso margen de maniobra en la entidad.

Dworark refiere que en esta entidad, la exalcaldesa de la capital de Aguascalientes, Teresa Jiménez Esquivel, representa una carta muy fuerte para el blanquiazul, con lo que incluso, no tendría problema en cumplir la cuota de género en las gubernaturas.

“Todo parece indicar (que en el estado) va a pasar como en Querétaro o Guanajuato, que se mantendrán como bastiones panistas”, expresó Dworak.

Al PAN no tendría que aliarse ni siquiera con PRI y PRD, “además el panismo ha desarrollado la estrategia de que donde tiene predominio no va en coalición”, añadió el también académico Javier Santiago.

Durango

Al expriista José Rosas Aispuro le corresponderá mantener bajo el dominio del panismo al estado que arrancará su proceso electoral para renovar la gubernatura el 30 de septiembre próximo e iniciará campañas del 3 de abril al 2 de junio del 2022.

El analista considera que en la entidad duranguense el avance es más del priismo que del panismo, es decir, “Rosas Aispuro es un priista que pasó al PAN y buena parte de los avances han sido de los tricolores no de los azules”.

De tal suerte que se perfilaría una nueva alianza PRI-PAN-PRD para conservar el estado y no retroceder como en el 5 de junio.

“Durango no es un bastión histórico (del panismo), fue un bastión priista y luego ha habido alternancia, pero creo que en este momento está desgastado el gobierno actual, pero en esa entidad se perfila que habrá competencia”, expuso Javier Santiago.

Quintana Roo

El 3 de abril darán inicio las campañas en esta entidad, gobernada por el panista Carlos Joanquín González, cuyo proceso dará inicio en enero del próximo año. Las recientes elecciones dejaron 8 ayuntamientos para Morena y aliados, contra tres para el tricolor.

“(En la entidad) ha habido un avance muy significativo de Morena en las diversas localidades (…) creo que es muy probable que sea un día de campo para Morena, Quintana Roo”, expresó el también experto en temas electorales Fernado Dworak.

Con esos planteamientos coincidió Santiago Castillo, al perfilar un triunfo morenista, “si no se divide, porque hay posibilidades de división de los moneristas”.

Ello, dado que por un lado, dijo, “está la senadora y expriista Freyda Marybel Villegas Canché, cercana al también legislador Ricardo Monreal Ávila y por el otro, la presidenta municipal de Cancún, Mara Lezama que representa más fuerza de carárter local”.

De tal suerte que se vislumbra que habrá una disputa por la candidatura, “pero independientemente de quién sea la candidata, desde mi punto de vista pudiera inclinarse por la presidenta municipal”, mencionó.

Hidalgo

En Hidalgo, el Congreso local obtuvo 14 de las 18 diputaciones de mayoría, en tanto que ganó 32 de las 84 presidenciales municipales.

La entidad iniciará formalmente el 30 de septiembre su proceso para renovar la gubernatura, actualmente en manos del priista Omar Fayad. Las campañas electorales correrán del 3 de abril al 1 de junio.

En Hidalgo, a decir de Dworak, se vive la misma situación que en Oaxaca, en el sentido de “claudicar lentamente para tratar de tratar de cubrir la impunidad. De hecho Morena es el partido más posicionado en la entidad en estos momentos”.

Sin embargo, dijo, “habría que ver qué tan convincente es el o la candidata que presenten PRI, PAN y PRD juntos para saber si va haber competencia o no, pero todo parece indicar que Morena es puntero en esa entidad”.

“Carolina Viggiano, actual diputada federal es otra de las priistas que se menciona para esa entidad. “Se dice que en Hidalgo puede estar Carolina Viggiano”, abundó el analista político.

MC y PVEM

Sobre el papel que jugará Movimiento Ciudadano en el proceso comicial del 2022, Fernando Dworak estima que es el partido que mejor ha entendido hacia dónde va el sistema de partidos, al hacer 32 campañas diferenciadas en lo local.

“La campaña de voto chilango que hizo en la CDMX le redituó tanto que ya tiene registro y está apostando a consolidar ciertas bases locales que le permitan tener grupos parlamentarios propios y, poco a poco, consolidarse como una alternativa”, acotó.

Mientras que el PVEM, al igual que el PT, son partidos que han ganado poco a poco distritos, lo que les “dará un poder de chantaje muy distinto frente al presidente (Andrés Manuel López Obrador) de cara al 2024”, resaltó.

Sobre el mismo tema, Santiago Castillo, recordó que MC dio una “muy buena pelea “en Campeche al ubicarse detrás de la abanderada de Morena, Layda Sansores, por lo que “pudiera ser que en alguna entidad federativa pudiera dar el campanazo”.

Y en el caso del “Verde”, vislumbró que el partido irá en coalición con Morena, excepto en Oaxaca.

“El PVEM juega doble: con el PRI y con Morena, y en la entidad oaxaqueña tanto priistas como verdes tienen intereses comunes (…) a lo mejor lanza un candidato propio, es decir, se cree con la fuerza suficiente, como le funcionó en San Luis Potosí”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí