Desde las alturas, también es posible cruzar de isla a isla en el Lago de Pátzcuaro

En medio del agua se levantan maravillosas porciones de tierra que ofrecen una inolvidable experiencia entre aventura extrema y tranquilidad en contacto con la naturaleza: Yunuén y La Pacanda.

El Lago de Pátzcuaro sin duda es uno de los lugares más emblemáticos, de los muchos que tiene Michoacán, para deleite de los visitantes.

Por el propio Pátzcuaro, Tzintzuntzan, Erongarícuaro o Quiroga, por donde se le mire, el espejo de agua resplandece rodeado de abundante vegetación, aunque deteriorado en algunas de sus zonas.

Pese a los estragos de la sequía y el lirio, el encanto de este manto acuífero no se rompe. Dentro de él existen porciones de tierra, habitadas y muy atractivas para el turismo, a las que se accede sólo por lancha.

Entre las aguas se levanta Janitzio, con sus pintorescas casas que rematan en la cima con la estatua monumental de José María Morelos y Pavón, de 47.75 metros de altura.

Pero muy cerca de esta isla hay dos más, no igual de altas, pero sí tan encantadoras y apacibles, que parecen arrullarse con el vaivén del oleaje –a veces furioso– del lago: Yunuén y La Pacanda.

En estos dos sitios hay una mezcla de aventura extrema y de paz, todo en contacto con la magia de la naturaleza; desde simplemente contemplar las aves, la puesta del sol, hospedarse en rústicas y acogedoras cabañas, hasta aventurarse en un viaje en tirolesa de isla a isla.

Los aventureros, y los no tanto, ya que se cuenta con personal capacitado, pueden poner su adrenalina a tope en un viaje de poco más de medio kilómetro de recorrido a una velocidad de hasta 120 kilómetros por hora, suspendidos en un cable para cruzar por encima del lago de una isla a otra.

Prestadores de servicios ofrecen paquetes con diversas actividades para realizar en estas islas, como recorridos en lancha, algún alimento, la tirolesa, con un costo por persona que oscila entre los 700 y 800 pesos.

Y de manera independiente, los visitantes pueden asistir a estos paraísos lacustres y disfrutar de sus encantos eligiendo la opción de su preferencia.

 Tirolesa Isla Yunuen Isla Pacanda.

Si hay tiempo, la isla de Janitzio depara al visitante una inolvidable experiencia.

También cuenta con una kilométrica tirolesa hasta la Tecuena (1,200 m), sin embargo, en estos momentos no está activa debido a que se encuentra en mantenimiento.

Esta comunidad tiene diversos atractivos dignos de visitar, como la casa de María Félix, el curato del pueblo, la torre del campanario, la iglesia-mirador, el museo y estatua de José María Morelos y Pavón, y hay guías turísticos que ofrecen recorridos y explicación de emblemáticas tradiciones de la isla, como la Noche de Muertos.

IMPERDIBLE GASTRONOMÍA

Los diversos platillos típicos de la zona lacustre conquistarán hasta el más exigente paladar. Qué tal un rico pescado blanco, charales para botanear, mojarras doradas, corundas, uchepos, enchiladas, atole y mucho más…

CÓMO LLEGAR

Para acceder a las islas del lago, hay que llegar al muelle de Pátzcuaro, donde se compra un boleto y se aborda una lancha con destino al destino elegido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí