AMLO contradice a Zaldívar: “No terminará la crisis del Tribunal hasta que no se renueve”

Aclaró que no coincidía con las expresiones del titular de la Corte, quien dijo que con la designación de Fuentes la crisis se había superado.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador no concuerda con Arturo Zaldívar: “La crisis en el Tribunal Electoral no ha sido superada”, dijo, a pesar de la definición de su nuevo presidente. Por el contrario, el mandatario sostiene que la única forma de superar esta problemática será con una “tajante” renovación a su interior.

La respuesta ocurre al comentario del presidente de la Suprema Corte de Justicia realizada esta mañana de martes en su cuenta de Twitter: “El diálogo es la vía privilegiada para resolver los conflictos. La crisis en el TEPJF ha sido superada”, como reconocimiento del nombramiento del Magistrado Felipe Alfredo Fuentes Barrera como presidente del Tribunal.

En la conferencia de esta mañana en Palacio, el Presidente fue cuestionado al respecto. Su respuesta fue tajante: “No coincido. No hay más que una renovación tajante tanto en el INE como en el Tribunal”, sin querer opinar más sobre la nueva designación.

Antes, el mandatario también se mostró con una narrativa muy negativa al respecto: “No está bien el Tribunal, no han demostrado actuar con rectitud. A mí me decepcionaron, y tengo pruebas”, dijo, refiriendo con eso al caso de la resolución sobre las candidaturas morenistas en Michoacán y Guerrero, en las pasadas elecciones en junio. “Actuaron bajo consigna. Ahí hubo mano negra, no me estoy chupando el dedo. Entonces, no les tengo confianza”.

En ese sentido, reiteró que lo mejor es una renovación “porque la democracia tiene que estar en manos de gente incorruptible”, agregando, desde su perspectiva, que los jueces y magistrados son independientes, pero del pueblo, no así de la “mafia del poder”.

Además, hizo un comparativo en donde reconoció que en el gobierno no ha logrado desterrar la corrupción, a pesar de que en otras ocasiones había dicho que ya se había desterrado: “Si aquí que ya empezamos, no hemos terminado de limpiar, imagínense ellos que no han empezado”.

En este contexto, cuestionado sobre si realizaría algún cambio constitucional ante el freno a su reforma, López Obrador descartó esa posibilidad: “No voy a proponer un cambio a la constitución como lo hizo Zedillo porque quiero que haya división y equilibrio de poderes”.

Aunque sí hizo un llamado a la ciudadanía: “Lo que podemos hacer es exigir que los jueces y magistrados y ministros actúen con rectitud y honestidad y no dejar de denunciar, hasta que ellos mismos cambien, sin injerencias”.

También hubo un llamado de atención a la judicatura, dejándola ver como su último eslabón de esperanza en este caso: “Que despierte y asuma un papel más activo porque ese Consejo es el encargado de vigilar la conducta de jueces, magistrados y ministros, de conformidad con la ley. Ellos pueden avanzar para moralizar al Poder Judicial”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí